Los niños y la Liturgia: Esquema básico de una celebración de la palabra

Los niños y la Liturgia: Esquema básico de una celebración de la palabraCualquier esquema puede ser útil para una celebración. Aquí sugiero uno que, en mi experiencia, ha resultado apropiado y puede adaptarse con facilidad a cualquier tipo de celebración.

*  *  *






Esquema básico de una celebración de la palabra

  • Ambientación: se ubica a los niños y participantes y se les da la bienvenida. Se les recuerda lo que se va a celebrar y con qué fin están reunidos. Si los niños entran en procesión habrá que esperar a que estén colocados.
  • Canto de entrada: relacionado con el contenido de lo que se celebra.
  • Ritos iniciales: señal de la cruz, pedir perdón por las faltas cometidas, etc.
  • Proclamación de la Palabra de Dios: de manera digna y clara se proclama la Palabra. Se debe elegir una sola lectura, breve; no necesariamente del Evangelio. Si lo es, previamente se canta el aleluya. Los niños pueden permanecer sentados respetuosamente.
  • Explicación de la Palabra: muy breve, sencilla y adaptada al nivel de los niños.
  • Tiempo para la oración personal: es el momento de rezar, de hacer silencio y recogerse interiormente para hablar con Dios.
  • Signos, gestos, símbolos, posturas, ritos...: en este momento los niños realizarán el signo o gesto elegido: ofrenda de regalos preparados para Dios, entrega de flores a la Virgen, escenificar un pasaje evangélico, besar una imagen procesionalmente, bailar en torno a una imagen, etc. Mientras tanto, se puede acompañar el signo con una canción relacionada con lo que está sucediendo.
  • Compromiso personal y de grupo: muchas veces va incluido en el paso anterior; otras se puede expresar en voz alta, comprometiéndose delante de la comunidad.
  • Ritos finales o de despedida: saludo, bendición final (aunque seamos simples laicos, sin rango de ministros, podemos invitar a la asamblea a acoger la bendición de Dios con la siguiente fórmula o alguna parecida: "Que a todos nos bendiga Dios, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén."
  • Canto de salida: la canción final conviene que tenga aires de fiesta y marcado ritmo.

Evaluación de la celebración

Después de cada celebración, es conveniente que los catequistas hagan su propia evaluación de la misma, siguiendo esta guía u otra similar:

  1. ¿Se ha cumplido el objetivo de la celebración?
  2. ¿Qué ha sido lo mejor? ¿Qué ha fallado?
  3. ¿Se ha destacado la Palabra de Dios como parte fundamental?
  4. ¿Ha habido clima de oración?
  5. ¿Han participaron los niños? ¿En qué se ha notado?
  6. ¿Se ha logrado el clima de fiesta?
  7. ¿El ambiente y los materiales han sido los apropiados?
  8. ¿Se ha dado unidad entre la Palabra de Dios, los cantos, los gestos, las oraciones y el compromiso?

Cuando la comunidad o grupo que preparó la celebración, las va realizando con cierta regularidad, va adquiriendo un entrenamiento y ritmo en la realización de las mismas, de manera que todo va surgiendo o fluyendo naturalmente. Lo ideal sería ir jalonando de Celebraciones de la Palabra, a lo largo de todo el itinerario catequístico, de modo que formen parte esencial y constitutiva del mismo, con un gran beneficio para la vida de fe de grandes y chicos.


(De la Serie «Los niños y la Liturgia», columna 9.ª)

*  *  *

Todas las catequesis de Luis María Benavides

Catequesis en camino - Sitio web de Luis María Benavides


 

Evangelio del día

 

Evangelio del día: Un reino no puede estar dividido

Marcos 3, 22-30. Lunes de la 3.ª semana del Tiempo Ordinario. El amor de Dios siempre se abre a la esperanza, ese horizonte de esperanza, al horizonte fin...

Novedad

Aprendo a ser testigo del Señor 1

Artículos Metodología

Cuento del mes

 

El famoso cohete

El hijo del rey estaba en vísperas de casarse. Con este motivo el regocijo era general. Estuvo esperando un año enter...

Recomendamos

 

Biblia Escolar de Casals

El estudio de las Sagradas Escrituras debe ser una puerta abierta a todos los creyentes. Es fundamental que la Palabra revelada fecunde radicalmente l...