¿Cómo dar catequesis?: Indicaciones básicas para los catequistas

¿Cómo dar catequesis?: Indicaciones básicas para los catequistasLa catequesis es un pilar maestro para la educación de la fe, y hacen falta buenos catequistas. Gracias por este servicio a la Iglesia y en la Iglesia. Aunque a veces pueda ser difícil, se trabaje mucho, con mucho empeño, y no se vean los resultados deseados, educar en la fe es hermoso. Es, quizás, la mejor herencia que podemos dejar: la fe. Educar en la fe, para hacerla crecer. Ayudar a niños, muchachos, jóvenes y adultos a conocer y amar cada vez más al Señor, es una de las más bellas aventuras educativas: se construye la Iglesia. «Ser» catequistas. No trabajar como catequistas: eso no vale. Uno trabaja como catequista porque le gusta la enseñanza… Pero si tú no eres catequista, ¡no vale! No serás fecundo, no serás fecunda. Catequista es una vocación: “ser catequista”, ésta es la vocación, no trabajar como catequista. ¡Cuidado!, no he dicho «hacer» de catequista, sino «serlo», porque incluye la vida. Se guía al encuentro con Jesús con las palabras y con la vida, con el testimonio. Recuerden lo que nos dijo Benedicto XVI: “La Iglesia no crece por proselitismo. Crece por atracción”. Y lo que atrae es el testimonio. Ser catequista significa dar testimonio de la fe; ser coherente en la propia vida. Y esto no es fácil. ¡No es fácil! Ayudamos, guiamos al encuentro con Jesús con las palabras y con la vida, con el testimonio. Me gusta recordar lo que San Francisco de Asís decía a sus frailes: “Predicad siempre el Evangelio y, si fuese necesario, también con las palabras”. Las palabras vienen… pero antes el testimonio: que la gente vea en vuestra vida el Evangelio, que pueda leer el Evangelio. Y «ser» catequistas requiere amor, amor cada vez más intenso a Cristo, amor a su pueblo santo. Y este amor no se compra en las tiendas, no se compra tampoco aquí en Roma. ¡Este amor viene de Cristo! ¡Es un regalo de Cristo! ¡Es un regalo de Cristo! Y si viene de Cristo, sale de Cristo y nosotros tenemos que caminar desde Cristo, desde este amor que Él nos da.

SS Francisco: Discurso a los participantes en el
Congreso Internacional sobre la Catequesis,
27 de septiembre de 2013. 

* * *

En este artículo os presentamos unas cuantas consideraciones para los catequistas, especialmente para aquellos que comienzan su trabajo con niños.

* * *

Índice

Ayudas para un catequista que empieza

1. Para conocer mejor a los niños

2. Descubrir la vida de los niños

3. La catequesis hoy

4. El ambiente

5. Las preguntas

La fe, para crecer, necesita razonarse y dialogar.

6. Diversos medios de expresión

7. Orar en catequesis

8. La reunión de catequesis no se improvisa...

9. Conocer los libros que los niños utilizan

10. Las reuniones de padres

12. Material didáctico

* * *

 

Ayudas para un catequista que empieza 

1. Para conocer mejor a los niños

Para «dar catequesis» hay que conocer, naturalmente, el evangelio y lo esencial de la fe cristiana. Pero también hay que conocer a los niños. A veces uno se deja llevar por un cierto pesimismo acerca de los niños que se puede entrever en las opiniones que otras personas nos dan cuando les decimos que vamos a ser catequistas, «los niños de hoy en día...»

Otras veces ponemos al niño una «etiqueta»: «A David la catequesis le importa un comino», o «Beatriz es una niña deliciosa», o Héctor siempre tiene ocurrencias»... Su agresividad, su tranquilidad, su simpatía o sus travesuras no lo dicen todo de un niño, Para conocer a un niño hay que quererlo.

Entonces, ¿qué hay que hacer? 

Ser condescendiente y tener de cada niño una idea previa positiva. Saber el nombre de cada uno. Recordar sus intereses. Escuchar lo que dicen esforzándose por comprenderlos, Saber comunicarle confianza en el mismo. Que estén seguros de nuestro cariño, aunque a veces tengamos que enfadarnos.

Procurar no dejarse impresionar por los resultados. Un niño que dibuja muy bien, otro que sabe expresarse, aquel que sube rezar con sentimiento, o aquel otro que siempre hace preguntas inteligentes.... Pero, ¿los demás qué? Todos son importantes, sin distinciones de unos y otros.

Intentar comprender en vez de juzgar. «A David no le interesa nada». Se trata de una constatación, nada más. Para poder ayudar a David lo que hay que hacer es buscar por qué manifiesta esa indiferencia: ¿Se encuentra solo, aislado o incómodo en el grupo? ¿Comprende lo que se habla en el grupo? Cuando se le dice que haga tal actividad, o tal trabajo, ¿es precisamente ése el medio como mejor se comunica y expresa David? ¿Viene a catequesis a la fuerza? ¿Tiene problemas en la familia? Muchas veces lo mejor es preguntar a sus padres qué opinan: «No acabo de saber si David realmente se siente bien en el grupo, o conmigo... ¿Qué os parece a vosotros?»...

Conocer algunos datos de psicología.

De ese modo no esperaremos del niño precisamente lo que todavía no puede ofrecer. Hay muchos libros de catequesis que ofrecen esos mínimos datos de psicología evolutiva. No es necesario todo un tratado. Pero si unos mínimos conocimientos de lo que cada niño es en cada edad.

Cuestionario 

¿Puedes contestar estos datos de cada uno de los niños de tu grupo?

  • Nombre y apellidos. Dirección y teléfono.
  • ¿Conoces su casa? ¿Su colegio? ¿Su clase?
  • ¿Conoces su situación familiar? (Viven los padres, están separados, etc.).
  • ¿Vive con sus padres o con algún familiar?
  • ¿Tiene hermanos y hermanas? ¿Qué lugar ocupa entre ellos?
  • ¿Cuál es su juego, su deporte favorito?
  • ¿Es espontáneo en el grupo? ¿Hace preguntas?
  • ¿Cómo se expresa mejor: de palabra, con un dibujo, o de alguna otra manera?
  • ¿Viene normalmente a la catequesis? ¿Viene a gusto?

*  *  *


2. Descubrir la vida de los niños

En un grupo de catequesis se juntan niños cuyas experiencias de vida son muy distintas. No es tan sencillo conocer a unos niños cuyo ambiente social es totalmente diferente del que vivo yo; si vivo en el centro, y doy catequesis en un barrio, por ejemplo. ¿Qué dirían si vinieran a mi casa, que posiblemente es el doble de grande que la suya, con ascensor con memoria, portero electrónico, etc.?

Un niño, por ejemplo, oye comentar a su padre problemas que tiene en el almacén, o en la oficina, con sus jefes, con sus empleados... Y los problemas de los encargos,... Y piensa lo duro que es eso de ser jefe del almacén. Pero cuando viene al grupo, otro niño habla de la huelga que mantienen unos agricultores o empleados y lo pone como ejemplo de solidaridad y de cristianismo. Al oír estas cosas, se siente aislado.

Cuando uno empieza a ser catequista es muy importante conocer el barrio o el pueblo en función de los niños que viven en él. Podes hacerte todas estas preguntas:

  • ¿Cuántos colegios hay en el barrio, o en el pueblo?
  • ¿Cuántas horas pasa cada niño en su colegio? ¿Y en el transporte escolar? ¿Hacen gimnasia en el colegio? ¿Hacen algún deporte? ¿Tienen un coro? ¿Se organizan salidas, excursiones...?
  • ¿Tienen deberes para casa?
  • ¿Dónde tienen los niños un sitio para moverse libremente, para jugar?
  • ¿O tienen que jugar en la calle misma? ¿O no les queda más remedio que pasarse la tarde viendo la tele? O...
  • ¿Qué diversiones hay en el barrio para los niños? ¿Cuánto cuestan?
  • ¿Hay alguien que organice algo en el barrio, en el pueblo, para los niños? ¿Quién? ¿Algún centro social, un club juvenil, un grupo privado o asociación, un movimiento infantil, o la misma escuela? ¿Cuántos niños de mi grupo participan?
  • ¿Hay movimientos cristianos infantiles?
  • ¿Cuándo se reúnen? ¿Dónde? ¿Con quién? ¿Ven a ellos los niños de mi grupo?

*  *  *

3. La catequesis hoy

Escuchar, trabajar, hacer, orar 

Ser catequista es hacer que un grupo de niños lleguen a descubrir a Jesucristo y animar sus actividades. Es dar testimonio en ese grupo de la fe de la iglesia y no únicamente expresar sus opiniones personales. Es inducir al niño en el conocimiento vivo de Jesús en vez de enseñarle únicamente fórmulas doctrinales.

Los niños, en la catequesis, están activos: escuchan al catequista y a los demás niños, leen y estudian de una manera adecuada a su edad los relatos del evangelio, dan sus propias opiniones, miran unos dibujos y cuentan lo que les sugieren, dibujan, recortan, pegan... cantan, oran con su corazón y con su cuerpo...

También el catequista está activo en la catequesis... Cuenta un episodio de la Biblia o del evangelio, explica muy claramente todos los detalles de la actividad que van a hacer, anima una discusión de grupo, procurando que se escriben unos a otros; les hace cantar, dirige la oración, etc. etc.

En una reunión de catequesis el modo de estar activo no es siempre el mismo: las actividades son muy variadas. Normalmente los libros que se utilizan en la catequesis explican con claridad todos los pasos a dar en las diversa actividades.

*  *  *


4. El ambiente 

Cuando hay ruido, distracción... es difícil que llegue a darse la experiencia que buscamos en la catequesis. El ambiente de la catequesis es algo esencial si queremos lograr algo más que pasar el rato sin avanzar realmente en la experiencia humana y cristiana que buscamos.

Algunas reglas

  • Si queremos ganar tiempo debemos llegar 10 minutos antes. 
  • Si la sala está desordenada, todo predispone al follón. 
  • Cuando un niño no es bien acogido, él tampoco sabrá "acoger" lo que se le quiere ofrecer en la catequesis. 
  • Si hablamos muy alto en la catequesis, los niños hablarán alto y harán ruido. 
  • Si un niño no tiene nada que hacer, tiene derecho a estar de charla con el vecino, no enterarse de nada y molestar al resto. 
  • Es mejor subrayar lo bueno, los éxitos, etc., que pasarse la catequesis reprochando fallos, errores y fracasos. 
  • Si amenazamos pero no hacemos, si prometemos pero no cumplimos, ése es el mejor método para perder toda la autoridad moral que necesitamos. 
  • Enfadarse y dar gritos es un solemne error. 
  • Si lo que decimos es vago y abstracto, la atención que pongan los niños será también vaga y abstracta. 
  • Cuando un catequista se siente feliz y a sus anchas con los niños, la catequesis es realmente una gozada para todos. Algunas reflexiones 

Un buen catequista está constantemente atento a lo que pasa en el grupo. De esta manera se dará cuenta de que, por ejemplo, hay un niño que es tímido y que, sin embargo, quisiera decir algo, pero no se atreve a decirlo porque siempre son los mismos los que hablan y lo dicen todo. Se dará cuenta, por ejemplo, de que hay dos niños, en un rincón, que no hacen otra cosa que darse patadas por debajo de la mesa porque la explicación está siendo demasiado larga y uno se ha enrollado.

Si estamos constantemente pendientes del libro para ver lo que hay que hacer y lo que hay que decir, difícilmente estaremos atentos a lo que dicen y hacen los niños.

Cuando, por fin, conseguimos una actividad interesante para los niños, el ambiente cambia, los niños están felices, y se logra avanzar en el a grupo.

Un castigo es, siempre, en cierto modo, un fracaso del educador. A veces, sin embargo, es un mal menor. Es preferible cambiar a un niño de sitio que pasarse todo el tiempo distraído y distrayendo a los demás. Es mejor confiscar una pelota, un muñeco, un cromo... que verlo pasar todo el rato de mano en mano... Si el catequista sabe contener sus nervios y sin excesiva represión ordinariamente puede lograr un mínimo de paz en el grupo.

A veces hay niños difíciles y que no hacen más que molestar y distraer a los demás. Se impone generalmente en estos casos armarse de toda la paciencia del mundo para lograr convivir lo mejor posible. Pero si un niño impide por completo todo trabajo en el grupo, es preferible sugerirle que cambie de grupo o que otro catequista lo tome aparte y trabaje con él solo. Muchas veces estos niños son más bien muy nerviosos, o, en el fondo, tienen problemas familiares: en esos casos el castigo nunca sirve para nada.

La actitud del catequista debe variar según las diversas edades: con los más pequeños, una sonrisa atenta da seguridad. Con los medianos se pueden dejar establecidas desde el comienzo unas mínimas reglas para el grupo: escuchar al que está hablando sin interrumpirle, que estemos con calma y seriedad cuando rezamos... si hacemos esto, se puede hacer de vez en cuando una evaluación de cómo van las cosas y si se cumplen las normas establecidas.

Algunas «recetas»

  • No mandes más de una cosa cada vez. Si dices, por ejemplo: «Bueno, ahora recoge bien todos los papeles, pinturas y lo demás, y juego estaremos un momentito en silencio», lo único que lograrás es un lío que puede durar toda la eternidad.
  • Espera a que todos estén atentos antes de comenzar a explicar las cosas. Si no, tendrás que volverlo a repetir una, dos, tres o cuatro veces más.
  • Habla despacito y con claridad. Si hablas precipitadamente no vas a provocar más que «meneo» y no os van a entender.
  • Entre los medianos, si tienes un grupo de niños muy habladores y espontáneos, hazle escribir de vez en cuando la respuesta, cada uno, y que luego la vayan leyendo uno a uno.
  • El modo de colocarse en la catequesis tiene su importancia. Hay que buscar una colocación que favorezca la atención y la participación de los chicos impidiendo al mismo tiempo la distracción y la indisciplina.

*  *  *

5. Las preguntas

Hacemos preguntas a los niños

Evitar: 

Hacer varias preguntas a la vez.

Hacer muy a menudo preguntas que sólo se contestan con un sí o con un no.

Acosar a los niños con preguntas cuya respuesta está claro que ignoran. Por ejemplo, algo así como: Había una persona que tenía muchas ganas de conocer a Jesús. —¿Sabes quién? Un niño dice: —¡Pedro!, otro: —¡Zaqueo!; otro: ¡María! Y el catequista: —No, no. la respuesta es Juan Bautista»... ¡Pero si los niños no lo conocen todavía...!

Quieres arrancar la respuesta que necesitamos. Los niños van dando respuestas —inexactas— para lo que nosotros pretendemos de antemano. Al final... les tenemos que decir: —La respuesta correcta era... (y nos quedamos tan satisfechos...)

Intentar: 

Que las preguntas sean concretas: «¿Qué le dijo Jesús a Jairo?»

Hacer preguntas que puedan tener diversas respuestas, pues eso provoca diálogos interesantes entre los niños. Por ejemplo: —¿Qué podrían pensar de Jesús los vendedores del templo cuando los echó de allí...?

Hacer preguntas que ayuden a dar contestaciones muy concretas: un niño, por ejemplo, dice: —Jesús anunciaba la Buena Noticia—. Se le puede preguntar: —¿Y cuál es esa Buena Noticia?

Que las preguntas hagan referencia a la experiencia de los niños: —Imaginamos a una persona que es muy acogedora: —¿Cómo actúa?.

Los niños nos preguntan a nosotros 

Hay preguntas cuya respuesta no se puede evitar: la muerte, la creación, la presencia de Dios. Pueden discutirse en casa, o en la reunión de catequistas, para estar preparados cuando nos las hagan.

A veces las respuestas tienen que ser breves y meramente informativas. Por ejemplo: —Sí, Jesús era judío… o —Sí, realmente existió.

Antes de ponernos nerviosos, cuando un niño nos pregunta hay que asegurarse de haber entendido bien la pregunta. Por ejemplo, un niño pregunta: —¿Y Jesús se equivocó alguna vez?.

Si hace este tipo de preguntas es porque ya tiene alto en la cabeza. Hay que ayudar al niño a expresarse.

Cuando un niño nos pregunta quiere saber lo que pensamos nosotros y lo que hay que pensar. Por ejemplo:

—¿Jesús resucitó de verdad?

— Yo así lo creo porque lo dijeron los apóstoles. Para mí y para los cristianos, Jesús está verdaderamente vivo.

A veces podemos consultar a los demás catequistas: «El otro día Javi me preguntó si los niños no bautizados son hijos de Dios. ¿Qué le dirías tú?»

Otras veces lo que podemos hacer es ayudar al niño a que él mismo encuentre la respuesta, ayudándole a recordar cosas que ya conoce, o diciéndole que lea un texto que ya conoce, etc.

Cuando uno, de pronto, se queda sin saber qué contestar, lo mejor es decirle al niño: «Voy a pensarlo en casa estos días y la semana que viene volvemos a hablar de esto, ¿te parece?». Pero lo importante es hacerlo de verdad la semana siguiente...

Una catequesis donde hay intercambio de preguntas y respuestas, de interrogantes mutuos, etc., evidencia un tono, un ambiente de interés y libertad.

*  *  *

La fe, para crecer, necesita razonarse y dialogar.


6. Diversos medios de expresión

Aprender a expresarse... 

En las reuniones de catequistas se proponen a veces actividades que requieren una cierta técnica concreta. Un catequista, al principio, no sabe hacerlo todo. Por eso, puede empezar haciendo cosas sencillas... y, poco a poco, irse formando a medida que la catequesis avanza.

Normalmente el libro de catequesis propone una serie de actividades para cada reunión o sesión de catequesis. Hay que elegir, de todas ellas, aquella que sea posible su realización, o la que nos parece más adaptada. Todo eso depende del tiempo que tengamos para la reunión, del espacio, de los gustos de los niños, de sus posibilidades reales...

Hoy en día, los niños no son demasiado capaces de escuchar un discurso muy largo... Pero sí son capaces de expresar la fe con gestos, con dibujos, con canciones...

... de muchas maneras 

El gesto puede ayudar al grupo a revivir o a interiorizar un relato. Puede servir para acompañar una oración. El catequista, por ejemplo, subraya, en un relato del Evangelio, las principales actitudes de los personajes (recogimiento, conversión, escucha, necesidad...). Y piensa cómo pueden expresarse esas actitudes con gestos sobrios. Se lo propone al grupo. El grupo mismo, al cabo de dos o tres veces, llegará ser capaz él mismo de pensar la manera de expresar con el cuerpo el Padrenuestro o un Salmo, etc.: levantar las manos, abrir los brazos, etc.

La canción crea un clima alegre y meditativo. Une a todos en una misma oración, pacifica. Podemos utilizar para ello casetes, cedés, vídeos de Internet, karaokes... No es necesario, pues, ser buen cantante para ser catequista. Se escucha la canción una vez y luego se canta al mismo tiempo que la casete, etc.

El mural: Se pueden reunir en él los dibujos de todos los niños en torno, por ejemplo, a una frase. Pueden colocarse en él las ideas de todos los subgrupos para hacer luego una puesta en común, o un debate sobre algo... El conjunto del mural se piensa entre todos y luego ya la realización se deja a la libre iniciativa de los niños. Antes de darlo por acabado los niños deben fijarse si han expresado bien lo que querían. Un mural debe poderse leer a 2 pies de distancia como mínimo.

El dibujo es, tal vez, la técnica que más se usa en catequesis. Pero no basta él solo. Hay niños a los que no les gusta dibujar y hay que buscar algo diferente para ellos. Lo principal del dibujo no es la habilidad con que está realizado, sino su significado: ¡todo dibujo tiene derecho a provocar una inmensa simpatía!

Realizar bien las actividades

Antes de empezar hay que tener preparado todo el material: revistas, pegamento, dibujos, cedés, radio... Con los más pequeños no es recomendable que sean ellos los que busquen las fotos en las revistas.

Hay que exponer con claridad y de un modo entusiásticamente lo que se va a hacer para que los niños se sientan motivados a hacerlo. Explicarlo una primera vez y constatar que se ha entendido bien todo. Volverlo a explicar de otra manera si es necesario. Si a los niños no se les ocurre nada, se les pueden poner ejemplos para echar a andar su imaginación... Es importante decirles qué se ya a hacer después con lo que hayan hecho: enseñárselo a sus papás, presentarlo en la eucaristía, etc.

Dialogar durante toda la actividad el catequista debe estar atento para escuchar a los niños. Pasa a su lado para facilitar el diálogo, sobre todo con los que les cuesta expresarse en el grupo. Ayudarles a profundizar las ideas que se les ocurren: Conchita da gracias a Dios por haber tenido un sobresaliente.

—¿Quién te ha puesto ese sobresaliente?

Conchita contesta: —La señorita.

El catequista: —Entonces, ¿por qué darle gracias sólo a Dios? 

*  *  *


7. Orar en catequesis

Todo el sentido de la catequesis es ayudar a los niños a ponerse en comunicación viva con Dios. Todo lo que se dice y hace en la catequesis tiene su importancia de cara a la educación para la oración.

Escucharse 

Para ponerse en relación con Dios, a quien no se le ve, hay que ponerse en relación con los hermanos a quien vemos y tenemos a nuestro lado.

Descubrir el valor del silencio 

Aprender a hacer silencio, no para ser bueno sino para poder estar atento a lo que nos rodea, para pensar en alguien querido, para acordarse de algo bonito. Es el aprendizaje del silencio interior, silencio activo en donde puede brotar y nacer la oración.

Ver a alguien orando 

Algunos niños no han visto nunca a alguien orando, ni siquiera han orado ellos antes de que vinieran a la catequesis. Hay que darles tiempo para irse introduciendo en la oración y no —hacer— la oración corno si fuese algo evidente al venir a catequesis. Al comienzo, el catequista mismo es quien ora, mientras los niños le escuchan. Poco a poco va invitando a los niños que quieran a participar en su oración repitiendo palabras sencillas.

Alimentar la oración con la vida 

La vida del grupo puede expresarse en la oración:

«Señor, tú nos conoces y nos quieres a cada uno de nosotros. Te pedimos por Oscar, que no ha podido venir... y por Nuria, porque su papá no tiene trabajo».

Aprender a orar la oración del Señor

Una oración tan importante como el Padrenuestro no pueden decirla los niños sin una cierta preparación. Es normal que hayan ya oído a otras personas rezar el Padrenuestro en misa, en una celebración, etc. Por eso el Padrenuestro es un poco para ellos la oración de los cristianos. Por eso ahora puede hacérsele sitio a esta oración en la catequesis, Y poco a poco se puede ir explicando su sentido.

Un mural adquiere todo su sentido cuando los niños y el catequista se ponen juntos a mirarlo. Puede leerse despacito la frase que hay escrita en el medio. Luego, cada uno, la lee para sus adentros en silencio. Se puede cantar una canción, o leer un texto del Evangelio sobre el que se ha tenido la catequesis. Los que quieran pueden decir en voz alta una oración personal.

Mirar juntos algo bonito en lo que se ha puesto el alma para llegarlo a hacer, escuchar un mensaje cuyo contenido ya se entiende... eso son caminos posibles para la contemplación de Dios.

Cuando se hace bien un gesto bonito, todo el cuerpo se impregna con las palabras de la oración y las hace suyas. Los niños se sienten inmediatamente a gusto haciendo una oración con gestos, muy sencillos y bonitos.

*  *  *


8. La reunión de catequesis no se improvisa... 

La reunión de catequesis es algo serio y hay que prepararla. El catequista debe pensar bien que es lo que pretende: que los niños descubran un aspecto del misterio de Cristo, o de la vida cristiana, etc. Quiere que la reunión no sea inútil, que realmente sirva para algo, Y quiere hacer determinadas cosas, bien hechas: una reflexión, buscar y leer algunos textos del Evangelio, oración, un mural, una escenificación... Pero para conseguir lo que se pretende hay que tener previsto el camino y las etapas de ese camino.

Preparación en grupo 

Realmente el ideal, que hay que conseguir como sea, es que los catequistas de la parroquia, del grupo, etc., se reúnan periódicamente para preparar juntos la catequesis siguiente. De este modo todos pueden beneficiara de la experiencia, de las cualidades, de la creatividad, etc. de los demás.

Preparación personal

De todos modos, cada catequista debe preparar personalmente su reunión con los niños. Aquí les hacemos algunas sugerencias:

Días antes de la reunión: 

Estudiar detenidamente cómo ya a desarrollarse la reunión. Concretar el plan de la reunión, cómo enlazar los diversos momentos...

Pensar los medios que vamos a utilizar: un cuento, un texto con preguntas, una canción, un mural, una escenificación. Seleccionar lo que nos parezca mejor pedagógicamente.

Si se trata de un texto del Evangelio, leer y meditarlo personalmente.

Apuntar las cosas que se necesitan: papel, revista, casete... Buscar un tiempo en la semana para tenerlo preparado.

Pensar cómo vamos a presentar a los niños las diferentes actividades para que comprendan claramente lo que hay que hacer.

Inmediatamente antes de la reunión:

Hacer lo imposible para llegar un rato antes de que lleguen los niños. Ordenar la sala antes de que vengan. Un pequeño toque de sensibilidad tiene su importancia: flores, una planta...

Dos o tres minutos antes de que los niños lleguen, hacer una pausa para que, cuando aparezcan, uno esté ya por completo a su disposición.

Cuando la reunión está bien preparada el catequista no tiene problemas para afrontar lo imprevisible si es que ocurre.

*  *  *


9. Conocer los libros que los niños utilizan 

Hay una gran variedad de materiales de catequesis: manuales, fichas, libros, cuadernos de actividades...

El catequista tiene que conocer lo mejor posible los libros y materiales que los niños utilizan, sean los de la misma catequesis, lo mismo que los de la escuela.

Un lenguaje adaptado

¿Cómo hablar a los niños, con un lenguaje asequible a ellos, de Dios creador, de los milagros de Jesús, de la Eucaristía, de cómo vivir hoy el Evangelio, etc.? A veces es realmente difícil pero en muchos libros de catequesis, en los materiales tan variados, etc., podemos encontrar modos, ejemplos y palabras que a nosotros no se nos ocurrirían a primera vista.

Una verdadera mina de recursos Esos libros nos ofrecen oraciones, dibujos, textos de la Biblia, al alcance de los niños. Y, si son los libros que ellos mismo utilizan —de ahí la importancia de saber elegir— podemos hacer referencia a ellos. Por ejemplo, si a un niño se te ocurre preguntar de repente: «¿Y qué es un fariseo?», al catequista le sería muy útil conocer de tal manera el libro que el niño tiene a su alcance para poderle indicar la página donde puede encontrar la respuesta adecuada.

Un instrumento de diálogo con los papás 

Cuando los padres dicen: «Mi hijo no tiene ni idea de lo que es la misa», es el momento de estar preparado para poderle decir: «mire usted la página 60 y 61 de su libro y podrá comentarlas con él». Otros se lamentan: «Mi hijo todavía no se sabe el Padre Nuestro...». Se le puede indicar al padre que, de vez en cuando, lo lea juntamente con su hijo en la página...

Tened en cuenta ¿Qué tipo de libro tiene el niño? ¿Es un libro de lectura seguida? Entonces puede utilizarse libremente según el interés del grupo, de las fiestas que hay que preparar... Y tened en cuenta también que es un libro para leerlo, para hacer que lo lean: no contentarse con contarles a los niños lo que el libro dice.

¿Se trata de un manual organizado sistemáticamente según un programa para todo el año? En ese caso, lo esencial es el modo como se van enlazando los capítulos.

¿Se trata de una serie de folletos que se les van dando a los niños? También en este caso es importante captar la continuidad que hay entre ellos. Con frecuencia estos folletos proponen trabajos o actividades. Hay que tener muy claro entonces lo que se le pide al niño y ayudarle a que tenga todo lo necesario para realizar esos trabajos, en el grupo o en su casa.

Recordar el título del libro 

Puede parecer una perogrullada pero ocurre muchas veces que los catequistas se pasan meses incluso sin fijarse en el título del libro que se utiliza en la catequesis. Y, sin embargo, el libro tiene un título: no es simplemente «el libro amarillo» o «el libro azul»...

Estudiar detenidamente los índices

Guiarse de la lista de títulos y subtítulos del índice para hojear el conjunto de, libro. Conocer bien los índices para poder encontrar rápidamente lo que buscarnos.

Dar tanta importancia a las imágenes como a los textos Las imágenes suelen decir algo distinto de lo que dice el texto. Hay que intentar comprender lo que quieren decir, por qué los autores han colocado en tal página esa foto o ese dibujo. Los mismos niños nos pueden ayudar a comprender este tipo de cosas.

Perder un tiempo al comienzo de curso para estudiar el libro que utilizan los niños es ganar tiempo durante el curso de catequesis.

*  *  *


10. Las reuniones de padres 

El límite entre padres y catequistas no es terminante. Con frecuencia el catequista es un padre (¡una madre...!), Los padres que no son catequistas pueden participar en la formación cristiana de su hijo y también interesarse en la vida del grupo de catequesis.

Es difícil, pero es importante 

Los papás de un niño están tan cerca de él que están prácticamente allí con él, en la catequesis. Los niños repiten sus frases, reflejan muchas de sus actitudes. Esos padres, en realidad, forman parte del grupo. No es fácil reunirles a todos. Unas veces porque trabajan los dos, otras porque viven lejos, o están a turnos y no coinciden unos y otros... Otras veces no hay conocimiento suficiente entre padres y catequistas como para ahondar sinceramente en algunos temas. Está claro que no es tan sencillo contactar realmente con los padres.

Sin embargo, cuando se da ese conocimiento, se entienden de forma distinta muchas de las cosas que pensábamos. Empezamos a saber matizar ciertos juicios que fácilmente hacemos todos: «Esos padres mandan al niño a la catequesis y ya se despreocupan de todo… ¿Cómo van a ir a misa los niños si los primeros que no van son sus padres?» Las situaciones familiares se clarifican conociendo la historia de cada familia, sus dificultades. Se puede llegar a entender más desde dentro la indiferencia religiosa de algunos. Esa indiferencia puede darse al mismo tiempo que una gran entrega a los hijos o una disponibilidad total con los vecinos...

Construir la Iglesia  

Si habláramos con los padres, les vamos a encontrar frecuentemente inquietos ante los nuevos métodos de catequesis. Otros, de lo que se admiran es de que el niño mismo sea quien quiere ir a la catequesis con sus compañeros. Hay mucho de qué hablar, muchas cosas que ayudar a descubrir. Todos esos pequeños contactos, poco a poco, van tejiendo la Iglesia.

Es cierto que las reuniones con los padres, o cuando nos encontramos y hablamos con ellos, no siempre son gratificantes. Muchas veces hablarnos y hablamos y nos parece que estamos siempre donde habíamos empezado. Pero este es precisamente el mundo al que vino Jesús a buscar y no un grupo selecto de personas. No nos debe sorprender que muchos digan que más importante que la catequesis de los niños es la de sus padres.

Si en algún momento llegamos a conseguir que los padres aprendan a escucharse unos a claridad lo que piensan y dejarse interpelar por los otros... entonces estaremos iniciando un nuevo camino junto.

Precisamente gracias a la catequesis de sus hijos, muchos padres empiezan a descubrir una Iglesia muy diferente de la que conocieron de niños o de jóvenes. A muchos, con ocasión de la catequesis de sus hijos, se les vuelve a despertar el deseo de orar, cosa que habían abandonado hace tiempo y que ahora redescubren al acompañar a sus hijos a la Eucaristía, por ejemplo. O comienzan a hacerse las preguntas que dejaron tanto tiempo sin contestar... Todo eso significaría que comentamos a caminar juntos al encuentro de Dios, y habríamos conseguido una gran cosa.

Contactos muy sencillos 

En la misma compra, a la salida del colegio, en la reunión de padres de alumnos, el encuentro con los padres se realiza de modo absolutamente natural, —de igual a igual—. Y eso es muy importante, aunque no se hable precisamente de la catequesis.

Las celebraciones, las misas de niños, son ocasiones excelentes para saludar a los padres y cambiar con ellos algunas palabras. Pero también se les puede llamar por teléfono o ir a su casa. En esos casos, es posible que hablemos más de sus problemas más urgentes que de la misma catequesis, pero el conocimiento que hemos hecho de esa familia nunca es tiempo perdido.

A lo mejor se nos ocurre que sería bueno que se conocieran los padres de los niños del mismo grupo. Se les puede invitar. Cuando el grupo es pequeño, se habla más sinceramente. Y no es indiferente el sitio donde nos reunamos: la casa de uno de ellos o una sala agradable de la parroquia. Eso, mejor que reunirnos en un aula llena de pupitres pequeños en los que no pueden apenas sentarse.

*  *  *


11. La oración

Es triste que muchos católicos no sepan orar o simplemente no lo hacen, por lo que creemos que se debe dedicar tiempo a enseñar sobre la oración en cada clase el cual debe incluir breve tiempo para orar con los niños.

Usar ideas para manejar la oración como: tren para enseñar oración.

Este tren se dibuja en un pliego de cartulina y se usa para decorar el salón de clase, el tren tiene dos vagones, uno dice «de mí para Dios – Peticiones» y otro «de Dios para mí – Gracias». Se hace una abertura arriba de cada uno de los dos vagones y se pega por detrás una hoja o sobre para que quede en forma de bolsa, los niños anotarán sus peticiones en tarjetitas y se orará por todas las peticiones. Cuando Dios conteste la petición se pasará al vagón de gracias.

Cuaderno de temas de oración

El propósito de este cuaderno es ayudarnos a enseñar a los niños diferentes aspectos de la oración.
Se hace con un cuaderno de dibujo grande y en cada página ponemos un aspecto que los niños deberán aprender sobre la oración.

*  *  *


12. Material didáctico

  • Caricatura: Todo el mundo se divierte mirando una caricatura graciosa. Muchos puntos quisquillosos se pueden introducir o ilustrar por medio de una caricatura sin que nadie se ofenda. En cambio, la verdad pintada exactamente como es podría herir o provocar rechazo total de ella. Podemos hojear revistas y periódicos para adquirir ideas. Demos seriedad a lo que puede hacer reír si sirve para introducir una verdad.
  • Cuadros: El uso de cuadros es muy importante en la enseñanza de los niños, sobre todo en los de pequeña edad. El maestro debe tener cuadros o ilustraciones de lo que el quiere enseñar. Los niños pequeños tienen mayor dificultad para aprender cosas abstractas (como amor, santidad, justicia) por lo que el maestro deberá tener recortes de periódicos y revistas que le sirvan para su enseñanza en clase. Existen muchos libros con cuadros para dar lecciones a los niños. Se introducen cuadros de ilustraciones en las páginas de la Biblia, cuando decimos «la Biblia dice que…» sacamos la ilustración de la Biblia para que el niño visualice que la lección procede de la Biblia (es más aconsejable hacerlo así que narrar con el expositor en la mano).
  • Elaboración de un archivero para nuestros cuadros: El archivero se puede hacer con una caja de cartón, o como los pequeños archiveros que venden de plástico u otro material. Las divisiones del archivero se pueden poner de acuerdo al tipo de cuadros que se archivan en él. Los cuadros se archivarán de acuerdo al orden que escojamos y puede ser: Por orden alfabético: Adán, Isaac, Jacob, Jesús, Josué, Mateo, Moisés, Pablo, etc. Por temas: Amor, Navidad, Pecado, Templo de Jerusalén, Vida de Cristo, etc. Las historias se pueden poner de acuerdo al orden en que aparecen en la Biblia.
  • Anaquel para cuadros: Se pone esta pequeña repisa para poner los cuadros como adorno en el cambiándolo en las diferentes clases o temas del mes.
  • Cuerda para cuadros: Se pone una cuerda estirada de lado a lado del salón, y se colocan los cuadros con pinzas para tender la ropa.
  • Dibujos: Los dibujos ilustran, dan variedad. El dibujo es parte de la misma fibra del pueblo latino. Se puede decorar un salón con dibujos de los alumnos. Se puede sacar provecho a los alumnos que son dibujantes.
 

Evangelio del día

 

Evangelio del día: Jesús ora al Padre por sí mismo

Juan 17, 1-11a. Martes de la 7.ª semana del Tiempo de Pascua. La glorificación que Jesús pide para sí mismo, en calidad de Sumo Sacerdote, es el ingres...

Novedad

Aprendo a ser testigo del Señor 1

Artículos Metodología

Cuento del mes

 

Sueño con mi madre

– Lleva tu alegría a sus corazones, comparte el amor que sientes por mí y por mi amado hijo y se luz para el mundo....

Recomendamos

 

Biblia Escolar de Casals

El estudio de las Sagradas Escrituras debe ser una puerta abierta a todos los creyentes. Es fundamental que la Palabra revelada fecunde radicalmente l...