Catequesis sobre la familia: Asumir su propia masculinidad o feminidad

Catequesis sobre la familia: Introducción e índice general

En estas catequesis, Juan Pablo II ahonda en estos aspectos, porque, según veremos más adelante, la confusión creada en el mundo de hoy sobre la identidad del sexo y, por consiguiente, del papel del padre y de la madre, exige hoy más que nunca a los cristianos el asumir su propia sexualidad como querida en el designio de Dios sobre la familia, imagen de la comunión trinitaria.

El cuerpo, que expresa la feminidad «para» la masculinidad, y viceversa, la masculinidad «para» la feminidad, manifiesta la reciprocidad y la comunión de las personas. La expresa a través del don como característica fundamental de la existencia personal.

Este es el cuerpo: testigo de la creación como de un don fundamental, testigo, pues, del Amor como fuente de la que nació este mismo donar. La masculinidad-feminidad —esto es, el sexo— es el signo originario de una donación creadora y de una trama de conciencia por parte del hombre, varón-mujer, de un don vivido, por así decirlo, de modo originario. Este es el significado con que el sexo entra en la teología del cuerpo. (Discurso XIV, n.º 4, Varón y mujer lo creó, 75).


El Creador ha asignado como tarea al hombre el cuerpo, su masculinidad y feminidad

Reconociendo esta originaria destinación se puede afirmar que «el Creador ha asignado como tarea al hombre el cuerpo, su masculinidad y feminidad, y que en la masculinidad y feminidad le ha asignado, en cierto modo, como tarea, su humanidad, la dignidad de la persona y también el signo transparente de la «comunión» interpersonal, en la que el hombre se realiza a sí mismo a través del auténtico don de sí. (Discurso LIX, n.º 2, Varón y mujer lo creó, 235).

Para cada cristiano todo es un don gratuito: es don la vida recibida de Dios por medio de los padres, es don el cuerpo, es don la sexualidad: y se siente llamado a responder a estos dones donando a sí mismo a Dios, a los padres, a los demás.

La llamada a la comunión inscrita en la sexualidad ha sido trastocada por el pecado original, con consecuencias negativas en la relación entre hombre y mujer.

*  *  *

    Anterior    <<    Índice general    >>    Siguiente    

*  *  *


Portal web de Camino Neocatecumenal


 

Novedad

Aprendo a ser testigo del Señor 1

Recomendamos

 

Biblia Escolar de Casals

El estudio de las Sagradas Escrituras debe ser una puerta abierta a todos los creyentes. Es fundamental que la Palabra revelada fecunde radicalmente l...