Aprende y colorea la devoción a la Virgen del Carmelo (III)

Aprende y colorea la devoción a la Virgen del Carmelo (I)Os presentamos estos textos y dibujos que exponen la historia de la devoción de la Virgen del Carmelo, Nuestra Señora del Carmen, así como la historia de la Orden de los Carmelitas.

Que disfrutéis con las maravillosas ilustraciones y textos del Hermano Roque Miguel Vernaz, religioso de la Congregación de los Cooperadores Parroquiales de Cristo Rey.

Nota: podéis obtener las imágenes en tamaño real pulsando directamente sobre el título de cada capítulo.

*  *  *


San Simón Stock se hizo CarmelitaSan Simón Stock se hizo Carmelita

Cada hombre y mujer, cuando llega a la edad competente, debe elegir libremente el camino para toda la vida, donde piense que se podrá realizar mejor.

Es lógico que cada uno, usando de su libertad, abrace aquello para lo cual se siente más inclinado. Al enterarse el joven Simón que habían llegado a Inglaterra unos religiosos que se llamaban Carmelitas o «hermanos de la Virgen María», como él amaba tanto a María, pidió ser admitido en su Orden. Lleno de alegría, abrazó su género de vida. Vistió el hábito de los Carmelitas, hizo el Noviciado y emitió la Profesión.

Él se sentía dichoso de poderse llamar y ser «hermano de la Virgen María» y celoso apóstol de Nuestra Señora. Procuró desde entonces lo que todos deberíamos hacer: trató de leer muchos libros sobre Ella y se propuso tres cosas: amarla con todo su corazón, imitarla lo más fiel posible y ser apóstol de Ella siempre y en todas partes.


Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de él. Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la Madre: 'Este niño será causa de caída y elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos'.

Lc 2, 33-35

*  *  *

La promesa de la VirgenLa promesa de la Virgen

Pronto los Carmelitas, al llegar a Europa, encontraron enemigos. Atacaban a la Orden de los Carmelitas, especialmente porque se llamaban «hermanos de la Virgen María».

Simón Stock llegó a ser General de la Orden. Oraba incesantemente para que librase a la Orden de sus enemigos. Una noche, mientras oraba, se le apareció la Virgen María y mostrándole el escapulario de la Orden le dijo con estas históricas palabras: «Este será el privilegio para ti y todos los Carmelitas: que quien muriese con él no padecerá el fuego del infierno, es decir, el que muriese con el escapulario se salvará».

Pronto se extendió esta devoción hasta llegar a ser devoción católica, universal. El Papa Pío XII publicó en 1950 una maravillosa carta sobre el escapulario del Carmen. Esta es la gran promesa de la perseverancia final. El escapulario no obra como algo mágico, sino que quien vista este sacramental de María, si lo lleva con dignidad, es decir, como una especie de «memorial» de sus virtudes y de la protección de María, le ayudará a vivir bien la fe y por lo tanto a alcanzar la salvación.


Como no lo encontraron, volvieron a Jerusalén en busca de él. Al tercer día, lo hallaron en el Templo en medio de los doctores de la Ley, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Y todos los que lo oían estaban asombrados de su inteligencia y sus respuestas.

Lc 2, 45-47

*  *  *

*  *  *

Las ilustraciones y los textos son autoría del Hermano Roque Miguel Vernaz, religioso de la Congregación de los Cooperadores Parroquiales de Cristo Rey.


 

Evangelio del día

 

Evangelio del día: II domingo de Adviento

Marcos 1, 1-8. (Segundo) II Domingo del Tiempo de Adviento. Cristo inició una humanidad nueva, que viene «de Dios», pero al mismo tiempo germina en nuestra ...

Novedad

Aprendo a ser testigo del Señor 1

Cuento del mes

 

Colección de cuentos para el Adviento

Cuatro domingos antes de Navidad comienza la época de Adviento. Existe una bella forma de celebrarlo en familia con los...

Recomendamos

 

Biblia Escolar de Casals

El estudio de las Sagradas Escrituras debe ser una puerta abierta a todos los creyentes. Es fundamental que la Palabra revelada fecunde radicalmente l...