Dibujos para colorear y aprender la vida de san José (I)

Dibujos para colorear y aprender la vida de san José (I)Os proponemos esta dinámica de catequesis para que los niños aprendan la vida de san José mientras disfrutan coloreando los dibujos. 

Que disfrutéis con las maravillosas ilustraciones y textos del Hermano Roque Miguel Vernaz, religioso de la Congregación de los Cooperadores Parroquiales de Cristo Rey.

Nota: podéis obtener las imágenes en tamaño real pulsando directamente sobre el título o la imagen de cada capítulo.

*  *  *

Vida de san José I - José y la aparición del Ángel

Vida de san José I - José y la aparición del Ángel

Éste fue el origen de Jesucristo: María su madre estaba comprometida con José y, cuando todavía no habían vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto. Mientras pensaba en esto, el Ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús» (Mt 1, 18-21). José esa noche no durmió más porque, el solo pensar que iba a ser el padre adoptivo, lo llenó de alegría y emoción; la noche parecía que no terminaría nunca. Muy temprano, buscó a María y la llevó a su casa. José, hombre justo que esperaba al Mesías, ya lo tenía con Él.



*  *  *

Vida de san José II - Edicto del Emperador

Vida de san José II - Edicto del Emperador

Una nueva prueba esperaba a María y a José, éste comunica a María que deben viajar a Belén para ser empadronados. Momento difícil para José, estaba por nacer el Hijo, ¿cómo viajar? Debería dejar su taller, sus clientes, sus amigos y su humilde casita. ¡Qué inoportuno el Emperador! José debía desprenderse de todos, de todo. Como buen carpintero había preparado una cunita con mucho cariño, ilusión y amor, también tuvo que dejarla. ¿Cuándo será? ¿Nacerá en el camino? ¿Llegar a Belén y adónde alojarme? ¿Quién me recibirá con una mujer en ese estado y además sin dinero? Eran éstas y muchas otras preguntas las que se hacía José angustiado por el camino desértico y polvoriento, bajo un sol sofocante que castigaba a José y a María, las duras piedras empezaban a lastimar los pies del fiel y esperanzado José. José, hombre justo, trabajador incansable, amigo de la verdad, dueño de sí, compañero inseparable del silencio y la contemplación, golpeado por la incertidumbre y el dolor. La mano amorosa del Padre los iba conduciendo



*  *  *

Vida de san José III - José llega a Belén

Vida de san José III - José llega a Belén

Hacia el atardecer, José y María llegan a Belén, después de ese viaje muy largo y peligroso. José empieza a golpear puertas y pedir posada. No hay lugar. Sigue golpeando y no hay respuesta. La noche iba cayendo y las negativas se iban sumando una tras otra y con ellas la angustia de José aumentaba hasta las lágrimas silenciosas que corrían mo-jando la barba del hombre justo que era José. No podía entender que el Hijo del eterno Dios creador de todo, no tenga un lugar digno para nacer. Entonces apresuraba el paso y seguía golpeando con sus manos callosas, sus ojos hundidos por el sueño y el cansancio acumulado. Al final de este peregrinar, unas puertas se le abren, las de un pobre y viejo establo donde dormían los animales. José, un hombre caritati-vo con todos, que nunca había dejado irse sin nada al que le pedía, hoy supo en carne propia, en lo más profundo de su corazón, lo que es la indiferencia. Los sin techo, los que no tienen trabajo pueden comprender más a José en su dolor, en sus angustias y lágrimas, pero detrás de todo al hombre que cree en las promesas del Padre.



*  *  *

Vida de san José IV - Nacimiento de Jesús

Vida de san José IV - Nacimiento de Jesús

José y María penetran en el lugar donde iban a pasar la noche. El establo no es una hospedería confortable, abrigada y limpia. Había que ponerse manos a la obra, para que aquello que olía mal y estaba todo sucio, se convirtiera en un lugar al menos limpio y ordenado para cobijar al Rey del mundo, al Hijo de Dios y a su Madre. Mientras encendía un pequeño candil, crecía en el corazón de José una luz de esperanza, de paciencia, de fe inquebrantable, apoyada en la promesa del Padre, en el cumplimiento de su voluntad. Pronto, bajo las manos de este humilde carpintero, aquello quedó lo mejor y más limpio posible... El Niño está a punto de nacer. El corazón de José late más fuerte de tanta emoción, y en la oscura y silenciosa noche irrumpió el llanto del divino Niño y su Madre lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre. José, de rodillas, contemplaba en silencio al esperado de todos los tiempos. Lo esperaba el desconsolado Adán, que fue arrojado del Paraíso con toda su descendencia. Lo esperaba Abraham, Padre de la fe; lo esperaba Moisés, errante durante cuarenta años en el desierto; lo esperaba David y todos los suyos. Los animales, al calor de su aliento, contemplaban a su Creador, José y María, a su Redentor.



*  *  *

Vida de san José V - Visita de los pastores

Vida de san José V - Visita de los pastores

José estaba contemplando al Dios hecho niño por amor a toda la humanidad, de pronto escucha que golpean; José, angus-tiado, se pregunta: ¿será que nos quieren echar de aquí? Sale apresurado, se encuentra con unos pastores, hombres rudos, despreciados por todos, sin cultura, haciendo un trabajo humilde; sus ropas harapientas, su pelo y barba desprolijos, su boca entreabierta por el asombro dejaba ver sus pocos dientes que lo daban a entender todo. José escuchaba emocionado los relatos de esos hombres sencillos: «se nos apareció el Ángel del Señor y la Gloria del Señor nos envolvió con una luz», y nos dijo que hoy, en la ciudad de David, nos ha nacido un Salvador, que es el Mesías, el Señor. José, con gran alegría, hizo entrar a los pastores, y juntos adoraron al Niño. José empezaba a entender por qué Jesús debía nacer tan pobre, para unirse a los más humildes, y vivir como uno de ellos. Jesús dirá: «Felices los pobres, porque de ellos es el Reino de los Cielos».



*  *  *

Dibujos para colorear y aprender la vida de san José (I)

Dibujos para colorear y aprender la vida de san José (II)


 

Evangelio del día

 

Evangelio del día: El temor de Dios

Mateo 10, 24-33. Domingo de la 12.ª semana del Tiempo Ordinario. El temor de Dios, en cambio, es el don del Espíritu que nos recuerda cuán pequeños som...

Novedad

Aprendo a ser testigo del Señor 1

Cuento del mes

 

La misa milagrosa del Padre Cabañuelas

Un prodigio eucarístico en el Santuario de Guadalupe (Cáceres, España) El Venerable padre Cabañuelas, o fray Pedro ...

Recomendamos

 

Biblia Escolar de Casals

El estudio de las Sagradas Escrituras debe ser una puerta abierta a todos los creyentes. Es fundamental que la Palabra revelada fecunde radicalmente l...