Teatrillo de guiñol sobre san Francisco de Borja

francisco_de_borjaPequeña obra de teatro de marionetas adaptado al colegio Borja Jesuitas para Educación Infantil y Primer Ciclo de Primaria (España). Con pequeños cambios, puede utilizarse en sesiones de catequesis en cualquier parroquia o colegio.

Personajes

  • Francisco de Borja niño
  • Francisco de Borja adulto (de duque y de jesuita)
  • Rey Carlos
  • Reina
  • Leonor de Castro
  • Bandido Cádell
  • Música ambiental
  • Música medieval de la época

Decorados

  • Patio de armas del palacio
  • Un salón de la corte
  • Un altar
La obra

Escena 1.ª

Decorado: Patio de armas del palacio

Música de fondo: medieval

(Francisco aparece de niño y se dirige a los niños.)

Francisco: ¡Hola! ¡Cuántos niños! ¿Sabéis porqué estoy aquí?

Niños: ¡¡Nooo!! (Advertir antes a los Niños para que contesten y participen al máximo.)

Francisco: ¿Queréis que os lo diga?

Niños: ¡¡Sííííííííííí!!

Francisco: ¿Sabéis quién soy yo?

Niños: ¡Noooo!!

Francisco: Estoy aquí para contaros mi historia, porque quiero que me conozcáis y porque vuestro colegio se llama como yo. ¿Cómo se llama vuestro colegio?

Niños: ¡¡Colegio Borja!!

Francisco: ¿Cómo?

Niños: ¡¡Colegio Borja!!

Francisco: Pues yo soy Francisco de Borja y yo nací en este palacio que ahora es vuestro colegio, aquí en Gandía vuestra ciudad en este palacio que vosotros conocéis muy bien. ¿Sabéis dónde me bautizaron? (dejar que contesten los Niños) Que levante la mano el que lo sepa, pues sí me bautizaron en la colegiata ¿Conocéis la colegiata? Pues en mi bautizo hubo una gran fiesta con música fuegos artificiales ¿os asustan los cohetes? Creo que a algunos sí...

(Pausa.)

De pequeño lo pasaba “chupi” porque tenía seis hermanos y jugábamos a pillar, al escondite, ¿os gusta jugar al escondite? (dejar que contesten los Niños.)

Francisco: Mis hermanos se llamaban Alfonso, María Ana, Isabel, Enrique, María Luisa y yo... que me llamo...

Niños: ¡¡¡Francisco de Borja!!!

Francisco: No os oigo... ¿cómo me llamo?

Niños: ¡¡¡Francisco de Borja!!!

Francisco: Vale, vale. Pero también me gustaba hacer los deberes y me gustaba mucho la música. Ahora os contaré una cosa muy muy triste que me ocurrió cuando tenía diez años.

(Música triste.)

Mi mamá se puso muy malita y se murió me puse muy triste pero luego pensaba que estaba todo el tiempo en el cielo con Jesús y ya me ponía más contento.

Un día estaba en mi habitación, vino corriendo mi escudero que se llamaba Diego y me dijo: (cambio de voz) “¡Mi señor, salid pronto! ¡Nos están atacando!…” y era verdad.

Tuve que huir con mis hermanos en una barca por el río, sí ese que veis desde el patio del recreo, por el río Serpis que antes era mucho más caudaloso. Bueno pues como os iba diciendo, tuvimos que huir hasta Denia y escondemos. Y menos mal que nos pudimos llevar el dinero, las joyas y algunas cosas de valor porque lo saquearon y lo robaron todo dejaron el palacio hecho una ruina.

(Pausa. Música ambiental.)

Un año después mi padre me envió a Zaragoza con mi tío que era Arzobispo. Allí estudiaba mucho y hacía muchos deberes, porque hay que trabajar mucho y estudiar, ¿vosotros trabajáis mucho?

Niños: ¡¡¡Síííí!!!

Francisco: ¿Hacéis todo lo que manda la “seño”?

Niños: ¡¡¡Síííí!!!

(Final de la primera escena, música ambiental se cierra el telón.)

Escena 2.ª

Decorado: Un salón de palacio

Personajes: Francisco (se cambia la marioneta por otra que representa a Francisco ya mayor), el rey, la reina Isabel y Leonor de Castro.

Francisco: Soy Francisco otra vez, pero como veis, ya me he hecho mayor. Mi tío el arzobispo me envió a Granada a un castillo donde había una princesa muy guapa y después aquí donde me veis ahora a la corte con el rey ¿Sabéis corno se llamaba el rey?

(Sale el rey.)

Rey: Eso, eso, como me llamo a ver si lo adivináis…

(Dejar que los Niños digan nombres).

Francisco: Pues se llamaba Carlos. ¿Y su mujer la reina, sabéis cómo se llamaba?

(Sale la reina.)

Reina: Eso, eso, ¿cómo me llamo? ¡No lo sabéis, no lo sabéis!...

(Dejar que digan nombres.)

Muy bien, me llamo Isabel y…. soy muy pero que muy guapa

Francisco: Ahora os contaré un secreto su dama también era muy guapa tan tan guapa que me enamoré de ella (música romántica). Se llamaba Leonor y me casé con ella.

(Suena la marcha nupcial; sale Leonor vestida de novia y se abrazan.)

Niños: ¡¡¡Que se besen, que se besen!!!

Rey: De regalo de boda te hago Marqués de Llombay.

(Otra vez la marcha nupcial y se cierra el telón, fin de la escena 2.º.)

Escena 3.ª

Personajes: Francisco, el rey y el bandido Cádell

Decorado: El mismo que la escena 2.ª

Música: Medieval.

Francisco: Bueno, ¿Os sigo contando mi historia?

Niños: ¡¡¡Síííí!!!

Francisco: Pues, yo acompañaba al rey a cazar y también a luchar en las batallas y tenía una armadura para la guerra ¿la habéis visto en la sala de armas? En una de esas batallas, mataron a mi amigo Garcilaso que era un gran poeta.

(Música triste.)

Rey: Te nombro capitán de mi ejército y te mando... ¡¡que persigas a todos los bandidos de Cataluña!!

Francisco: Uno de estos bandidos era Cádell era el peor de todos y yo lo perseguía para darle una buena lección. En fin, ahora vuelvo.

(Música; Francisco desaparece y aparece Cádell.)

Cádell: ¿Quien ha dicho mi nombre? He oído que decían Cádell, pues yo soy Cádell el bandido más malo de todos los que persigue Francisco (mirando a todas partes). Espero que no me vea Francisco, porque no quiero ni pensar si me encuentra...me esconderé…

(Desaparece Cádell y aparece Francisco.)

Francisco: Como os iba diciendo había un bandido muy malo que se llamaba Cádell por cierto creo que andaba por aquí ¿no lo habréis visto por casualidad?

Niños: ¡¡¡Síííí!!!

(Francisco se gira y aparece Cádell por detrás, se juega un poco al escondite Cádell aparece y desaparece, los Niños le irán indicando a Francisco por donde aparece el bandido hasta que Francisco al fin ve a Cádell.)

Francisco: Cádell ¡malvado! Espera y verás (Saca una cachiporra).

Cádell: ¡¡No, no, por favor, seré bueno! ¡Lo prometo...!

Francisco: (Persiguiéndolo y dándole con la cachiporra) ¡Como te pille...!

(Final de la 3.ª escena.)

Escena 4.ª

Personajes: Francisco sacerdote

Decorado: altar

Música: triste.


Francisco: (Aparece vestido de jesuita) Soy otra vez Francisco, ahora ya soy muy mayor ¿queréis saber por qué estoy vestido así?


Niños: ¡¡¡Síííií!!!

Francisco: ¿Os acordáis de la reina? ¿Recordáis lo guapa que era? (aparece la reina) Pues... se murió (la reina suspira profundamente y cae desplomada.)

Me puse tan triste que entonces me acordé de Jesús, el Señor, y... poco a poco me fui poniendo más contento (música: aleluya).

Mis hijos ya se habían hecho mayores y decidí que lo más importante era servir al Señor a Jesús, así que me hice sacerdote jesuita. Me ayudó a decidirme un buen amigo mío que se llamaba Ignacio de Loyola, otro día os hablaré de él.

Como os decía, me hice jesuita, igual que los que hay aquí en el palacio, ¿conocéis algún jesuita? ¿Sabéis por qué se llaman jesuitas? (Dejar que contesten los Niños.)

Francisco: Se llaman jesuitas porque quieren mucho a Jesús y quieren ser sus amigos. ¿Queréis ser vosotros amigos de Jesús?

Francisco: Mis amigos jesuitas y yo fuimos por todo el mundo, ayudando a los pobres y haciendo muchos colegios como el vuestro.

(Música medieval; Pausa.)

¿Os ha gustado mi historia?

Niños: ¡¡¡Síííí!!!

Francisco: ¡¡No os oigo!!... ¿Sí o no?

Niños: ¡¡¡Síííí!!!

Francisco: Pues, ¡hasta pronto, adiós!, y acordaos de ser buenos y trabajar mucho. Y ser muy amigos de Jesús y de su madre María ¡Adiós!

 

Evangelio del día

 

Evangelio del día: Solemnidad de la Ascensión del Señor

Mateo 28, 16-20. Solemnidad de la Ascensión del Señor. Séptimo domingo del Tiempo de Pascua. La Ascensión de Jesús al Cielo nos hace conocer...

Novedad

Aprendo a ser testigo del Señor 1

Cuento del mes

 

Sueño con mi madre

– Lleva tu alegría a sus corazones, comparte el amor que sientes por mí y por mi amado hijo y se luz para el mundo....

Recomendamos

 

Biblia Escolar de Casals

El estudio de las Sagradas Escrituras debe ser una puerta abierta a todos los creyentes. Es fundamental que la Palabra revelada fecunde radicalmente l...